28 de mayo de 2014

Oftalmlogía pediátrica

Los primeros años de vida son fundamentales para el perfecto desarrollo de la visión. La agudeza visual en el momento del nacimiento es prácticamente nula y alcanza el 100% a los 5 años, por esta razón, el diagnóstico precoz es determinante para que los defectos oculares puedan ser corregidos y no dejen secuelas que perduren durante toda la vida.
Para hablar sobre la salud ocular de los niños, hemos contado con la Dra. Wilnelia Ruiz Benítez responsable de la Unidad de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo de Oftalvist.


¿Cuándo se recomienda visitar al oftalmólogo por primera vez?

Si se trata de un niño sano y sin antecedentes familiares de estrabismo u otras patologías oftalmológicas, la primera visita debe realizarse en cuanto el niño pueda hablar y reconocer unas figuras sencillas que le mostramos para poder evaluar su agudeza visual y colabore en la consulta para un correcto examen sensorial y motor.  En el caso de que los padres noten que desvía uno de los ojos o existan en la familia antecedentes de problemas oftalmológicos de interés, la evaluación debe realizarse lo mas precozmente posible, preferiblemente en el primer año de vida.

¿Cuáles son los problemas de visión más habituales en la infancia?

 Los problemas de visión que pueden afectar a un niño se pueden dividir en defectos refractivos, que son los mas frecuentes, y defectos no refractivos. Los defectos refractivos, que son los más frecuentes,  son aquellos en los que el ojo tiene problemas para enfocar produciendo visión borrosa. Según datos de la Academia Americana de Oftalmología 1 de cada 4 escolares lo padecen. Entre ellos están la miopía, que es el problema para la visión lejana, la hipermetropía que es la dificultad para ver de cerca, el astigmatismo que generalmente está producido por una curvatura anormal de la córnea y que puede provocar dolores de cabeza y síntomas de cansancio visual como blefaritis y orzuelos. Por último dentro del grupo de los defectos refractivos también puede incluirse el estrabismo, que se trata de la desviación de uno o de ambos ojos y que puede estar presente desde el momento del nacimiento.
           
¿Qué es la ambliopía, más comúnmente conocida como “ojo vago”?

 Este trastorno de la visión se caracteriza por una menor agudeza visual de un ojo respecto del otro, o una menor de visión de ambos ojos respecto a lo que sería lo normal para la edad del niño. Generalmente se produce como consecuencia de defectos refractivos o estrabismo. Este problema habitualmente puede resolverse satisfactoriamente si la causa se trata antes de que el niño cumpla los seis años. Pasada esta edad aunque podemos tener un margen de recuperación hasta los 9 años de edad las posibilidades de éxito van disminuyendo a medida que aumenta la edad del niño, de ahí la importancia de realizar de forma temprana una revisión oftalmológica y posteriormente de forma periódica.

¿Qué tipo de pruebas se realizan a los niños para detectar problemas de visión?

Primero se realiza un examen sensorial el cual incluye exploración de la agudeza visual , para la cual se utilizan diferentes escalas adaptadas a la edad del paciente, y posteriormente evaluamos otras funciones visuales como la visión binocular y la visión en profundidad y tres dimensiones.
A continuación se procede a un examen motor en que evaluamos los movimientos oculares y la acción de los músculos que intervienen e ellos, así como la detección de posibles desviaciones oculares si existen.

¿Cuáles son las señales de alarma de que un niño no ve bien?

Dolor de cabeza al salir de la escuela, tienen los ojos irritados tras hacer sus tareas escolares, fruncir el ceño cuando va a leer o adoptar posturas viciadas cuando escriben. También los defectos refractivos pueden manifestarse con la presencia de parpados inflamados u orzuelos de repetición. Es de gran ayuda la información de los profesores que pueden decirnos que nuestro hijo no ve bien la pizarra o que presenta dificultades en el aprendizaje y en la coordinación,  incluso una dislexia, debido a no ver bien de cerca y confundir las letras. También es importante la presencia de movimientos anómalos con los ojos, el bizqueo o guiñar siempre el mismo ojo, o la presencia de posturas anómalas de la cabeza y los ojos cuando fijan la vista.

¿Hasta que punto puede afectar a la vista de un niño el uso del televisor, consolas, ordenadores?

Sobre este tema cabe destacar que el uso de estos dispositivos pueden ser beneficiosos para el desarrollo visual, pero utilizados en exceso son muy nocivos. De tal forma que los últimos estudios señalan que los videojuegos permiten mejorar la sensibilidad al contraste, desarrollar una mejor memoria visual espacial y una percepción visual mas rápida. También ayudan a mejorar la capacidad de concentración de los niños y contribuyen a desarrollar los reflejos y hacer más rápida la coordinación ojo-mano. Pero el tiempo que nuestros hijos dedican a este tipo de actividades debe ser controlado de tal forma que los menores de 12 años no deben jugar más de 30 minutos al día, mientras que los más mayores pueden jugar hasta una hora diaria, ya que un abuso de los mismos pueden provocar problemas de salud visual tanto a corto plazo, en forma de síntomas de cansancio visual y sequedad ocular, como a largo plazo una miopía en edad adulta.
Aun no hay estudio concluyentes sobre la posible toxicidad sobre la retina que puede producir a largo plazo la luz emitida por estos dispositivos, aunque se piensa que no es del todo inocua.
Se acaba de incorporar como responsable de oftalmología infantil y motilidad ocular para los centros Oftalvist de Jerez, Cádiz y Chiclana ¿qué supone para usted formar parte de esa compañía? ¿cuáles son sus objetivos?
Para mi es todo un honor poder formar parte del staff de este gran grupo oftalmológico de reconocido prestigio a nivel nacional.
A lo que aspiro es poder ofrecer a mis pacientes la mejor atención oftalmológica posible y los mejores y mas modernos métodos para el diagnóstico y tratamiento. Vamos a crear un departamento de trabajo exclusivo para la atención del paciente que tanto nos preocupa a nosotros como profesionales y a ellos como padres, nuestros hijos .






0 comentarios:

Publicar un comentario